Un amor para siempre

Beatriz e Ignacio se casaron el 9 de junio, el mismo día que los abuelos de ella. Después de un encuentro accidental, se hicieron cada vez más amigos y finalmente novios.

Por motivos de trabajo Ignacio tuvo que irse a otro país, aunque este hecho no fue un impedimento para que el amor entre ambos siguiera creciendo. De hecho, decidieron casarse, aún en el momento en el que las circunstancias no parecían a simple vista las mejores.  

Para Beatriz la elaboración de su ramo siempre fue muy importante, porque de alguna manera, en él estaban presentes sus abuelos a través de un camafeo que puso en la lazada de terciopelo color vino. 

La lazada en terciopelo color vino le da esa elegancia al ramo de Beatriz. 

Su ramo, el Filippa, nació de una elegante combinación elegida por la novia: nardos, ramas de olivo, siemprevivas, hortensias.. Todo en una armoniosa y suave combinación de colores.  

Para ella las flores que eligió tenían un valor sentimental que le recordaba a sus abuelos. 

 Beatriz, una novia clásica y sencilla, radiante el día de su boda. 

Desde Diana Per os deseamos toda la felicidad del mundo. Que vuestro amor perdure para siempre. Gracias, gracias, gracias. 


Entradas destacadas