Room Tour por la habitación de Carmen

Como todas sabéis, en esta etapa en la que ya me encuentro, en la semana 35 de embarazo, ya tenemos lista la habitación de Carmen. El proceso ha sido poco a poco. Cada día una cosita. Y sobre todo, porque Álvaro sigue durmiendo en esa habitación. Es de las cosas de decoración con las que más disfruto con la llegada de un nuevo bebé a la familia.

Esta vez ni ha hecho falta pintar, pues lo teníamos muy reciente de Álvaro y se trataba de un tono beig muy neutro que vale tanto para niños como para niñas. Lo que sí tenía claro es que el aspecto global de la habitación iba a cambiar a través de los complementos. En mi caso, pasarían de azul a rosa maquillaje. Así que, cada día, con unos cuantos toques allí y allá, ¡se ha producido el cambio! Sobre todo en estos proyectos lo que cuenta es la ilusión que se pone, más que el gasto material.

El primer cambio fue con estas estrellitas vinílicas de la web de Minimoi En varios minutos ya estaba todas puestas, pues el proceso es muy sencillo, a modo de pegatina. Y se pueden despegar y recolocar donde queramos. Es realmente fácil.

En la zona de la cuna, mi querido marido puso este dosel de Ikea, que no puede ser más apañado. Y lo rematé con una guirnalda DIY, by Diana Per. Con retales de tela y cuerda de yute y mucha paciencia, creamos la gurinalda en muy poco tiempo.

El protector de cuna simplemente cambió de aspecto con unas cintas de raso en rosa vintage. Fui a la mercería del pueblo y me llevé unos cuantos metros de todos los anchos posibles, para faldones y demás complementos de bebé. Y vaya si los estoy usando...

Ya sé que me ha dado por las estrellas, pero es que no lo puedo evitar. Es una tendencia en decoración que me chifla y que en cuestión deco infantil nunca falla.


Otro de los elementos que cambié de la habitación fue la butaca, que la tapicé con lino en rosa maquillaje. Esta es la tercera vez que la tapizo. Para mí es esencial una buena grapadora de tapicero y tener siempre tela a mano. Soy así de rara. Me encantan las telas....


Así que esta ha sido la transformación. Con mucho cariño y mucho mimo. Y como siempre digo: Con ilusión, todo se puede. Aquí el factor económico no influye de manera determinante. El gusto y las ganas de trabajar son claves para un buen resultado.


¡Espero que os haya gustado tanto como a mí! Deseando estoy de ver a Carmen en ella....


Entradas destacadas