La felicidad en un bizcocho

Debe ser por mi estado de buena esperanza, o porque el verano nos brinda más tiempo de calidad, para estar con los nuestros, más tiempo para pensar, para leer, para imaginar, para hacer nuevas recetas, para pasear, para vivir. Tardes que se estiran sin mirar el reloj, sin prisas....la hora de la cena se convierte en merienda, y la piscina se alarga hasta el anochecer. Y aquí es donde aparezco yo con la docena de bizcohos que llevo hecha en estos meses de calor. Más que los que he hecho en el resto del año, por no decir, que casi ninguno. No es desde luego la receta de la felicidad, pero sus caras cuando el olor del bizcocho impregna toda la casa, lo dicen todo...

Algunas de vosotras me habéis pedido que comparta la receta del bizcocho. Es la de toda la vida. La del yogur, pero con algunos matices que a mí me han funcionado y que convierten un simple bizcoho en tierno, super esponjoso y rico.

Ahí va la receta:

- Un yogur, del sabor que se prefiera, aunque con el de sabor de vainilla de Hacendado, queda espectacular.

-3 medidas de harina de fuerza, especial repostería

- Una medida de azúcar

- Una medida de aceite de girasol

- Un sobre de levadura royal

-3 huevos


Se bate todo con batidora, como dos minutos aproximadamente. Se aparta un poquito y se mezcla con colacao, para hacer el interior de chocolate. A continuación engrasamos un molde alargado con aceite de girasol, e incorporamos toda la masa. Después añadimos la mezcla de la masa con chocolate y damos unas pequeñas vueltas con el tenedor, para que quede por dentro como dibujado de chocolate.

Dejamos 45 minutos en el horno, a 180 grados. Y esperamos a que se enfríe para servir. Podemos decorarlo con azúcar glas. Para la que no lo sepa, el azúcar glas se consigue batiendo el azúcar normal. Y listo, espolvoreamos y este es el resultado:

Y lo más importante de todo, como dice mi madre: "En materia de bizcochos, si te va bien la receta y sale buenísimo, no cambies ningún ingrediente ni inventes sobre la marcha"

Y efectivamente, cuando he cambiado algo de lo que os pongo en la receta, ¡me han salido fatal! Si es que una madre es una madre y hay que hacerlas caso!

Espero que disfrutéis con vuestros bizcochos!!


Entradas destacadas
Entradas recientes